Concurso Latinoamericano Tecnología SI Bolivia

jueves, 12 de mayo de 2011

Generan conciencia para evitar agresiones en colegios cruceños


Alumnos del Franco Boliviano muestran sus dibujos con mensajes que promueven paz y respeto en las aulas.

-Enfatizan los valores y fomentan el uso responsable de la tecnología
Campaña.


Las agresiones, la violencia o el acoso escolar psicológico, físico o verbal conocido como ‘bullying’ ya no son temas marginales en los colegios de Santa Cruz. En algunos establecimientos hablan de iniciativas para concienciar a estudiantes, profesores y padres sobre esta temática, y muestran resultados, dice El Deber.com.bo

En el colegio Nacional Florida no son suficientes los 10 minutos de reflexión sobre valores que dicta los lunes el director Luis Barrancos. También ofrecen charlas sobre liderazgo y el consumo de drogas. “En los barrios se pelean y luego vienen a la salida del colegio para buscar al alumno implicado. Por eso recomendamos a los estudiantes que si tienen problemas, que avisen para que el lío no derive en el colegio”, dijo Barrancos.

En el colegio fiscal John F. Kennedy, el director Luis Santillana asegura que vieron por conveniente no reprimir al alumno con medidas disciplinarias. Por el contrario, se está trabajando para abrir nuevos espacios de comunicación los sábados, junto a los profesores de Religión, Psicología y Artes. Trabajarán con grupos pequeños de estudiantes y prevén invitar a otros profesionales para abordar diferentes temas.

En el colegio Franco Boliviano pusieron en marcha la campaña Aulas de Paz, que busca fortalecer los valores de convivencia. Según el director Agustín García, se hizo el concurso Dibujemos por la Paz, competencia de composición de poemas y declamación, además de dinámicas grupales y reflexiones con estudiantes, padres y docentes.

“No se trata de volver a la época del palo y la piedra, creemos que los estudiantes necesitan acceder a la información. No criticamos las redes sociales, pero estamos encaminando esfuerzos para alentar su uso responsable”, dijo García.

En el colegio Internacional De la Sierra ya hubo iniciativas, pero el trabajo global empezará en mayo, según la subdirectora Silvana Samal. Se usarán diversas herramientas para hablar con los padres y desarrollar en los alumnos habilidades sociales, como saber comunicarse, saber decir ‘no’ o aprender a negociar. En el aula, también se trabajará para que los chicos no sean cómplices y denuncien las agresiones.

Las pandillas se mimetizan

El relato de dos estudiantes del distrito municipal 1 deja en evidencia cómo un simple problema que se genera entre dos alumnos puede terminar en un lío con pandillas.

Cristian, de 17 años, empieza la charla diciendo: “La mayoría de las peleas son por chicas. Primero una riña entre ellos, pero después alguno llama a sus amigos pandilleros y ellos vienen a la salida del colegio para que busquen al que empezó el lío. Se van a pelear al parque que está a una cuadra del colegio o a la cancha polifuncional. No solo se golpean, también usan armas”.

“Tengo amigos de infancia que ahora son pandilleros”, revela Luis Alberto, de 15 años, al asegurar que no tiene miedo porque cuando están con él son ‘normales’, pero se vuelven más agresivos cuando están en la pandilla. Ni sus padres saben que son pandilleros, porque “lo camuflan, visten bien y dicen que van al colegio”, relata Luis Alberto. Ambos coinciden en que hay chicas que también pelean con ayuda de pandillas.

Armando Oviedo, gerente de operaciones del Plan Internacional, una ONG dedicada a la problemática de la niñez, cree que las agresiones entre estudiantes todavía están “invisibilizadas”, pese a que hay mayor conciencia social.

La víctima

Comunicación. Si tiene sospechas de que su hijo es agredido, pregúntele directamente, dígale que está preocupado y que le ayudará en todo. Tómelo con calma.

Amigo. No le reproche ni lo culpabilice. Escúchelo sin juzgarlo. Evalúe la gravedad del caso.
Detalles. Pregúntele si ocurre con frecuencia y quién está implicado, quién lo ha visto, dónde ocurrió o quién sabe de esto.

Colegio. Pida una entrevista con el director o tutor del curso, dígale los detalles del caso y pregunte qué medidas tiene previstas el colegio en este tipo de situaciones. Pida que la escuela proteja el anonimato de su hijo.

Denuncia. Si el colegio no reacciona, denuncie a la Defensoría de la Niñez o al Seduca.

El agresor

Procede. Si piensa que su hijo es el agresor, reaccione con calma, pregúntele directamente qué está haciendo y si se ha comportado así antes.

Reflexión. Pregúntele si sabe por qué lo hace. Haga que se dé cuenta de que está haciendo un daño a su compañero.

Reacción. Ayúdele a encontrar formas no agresivas de reaccionar y dígale que se aparte del lugar cuando vea que está perdiendo el control. Que no provoque.

Colegio. Hable con el director o tutor y explíquele todo. Intente que juntos logren que el chico detenga esa conducta, pero que no esperen resultados inmediatos.

Premio. Cuando su hijo haga las cosas bien, recompénsele. Dele nuevas oportunidades.